La rentabilidad de ser feliz

La búsqueda de la felicidad en los diferentes aspectos de nuestra vida es inevitable, todos buscamos construir una vida de la que nos sintamos satisfechos y si hablamos del mundo empresarial no es la excepción.

La rentabilidad de ser feliz

No es un secreto que la productividad y la felicidad de los empleados están ampliamente ligadas, y no solo es la productividad, el éxito de una empresa puede depender de la satisfacción de los trabajadores que laboran en ella.

Por suerte para todos los líderes empresariales hay una gran cantidad de información disponible para aprender más sobre los mejores métodos de liderazgo y cómo aplicarlos, pero en este artículo haremos un breve resumen sobre qué mentalidad y práctica puedes aplicar en tu negocio para crear un ambiente de trabajo óptimo.

Empecemos por definir el rol del líder en la empresa, un buen líder es una persona que logra sacar lo mejor de aquello con lo que trabaja y aquellos con los que trabaja. El buen líder hace sonar su voz y logra convencer a sus trabajadores de que la estrategia que siguen es la mejor,  pero un extraordinario líder hace sonar la voz de los demás y crea una armonía con todos los trabajadores de la empresa.

Veamos la empresa como una orquesta, el director de la orquesta (en este caso el director o líder de la empresa) conoce el potencial y las características de los instrumentos (trabajadores) y logra crear una armonía entre todos ellos enfocándose en sus habilidades y potencial, el trabajo de un líder no es diferente, conocer a las personas con las que trabajas te permite ver el potencial que hay en ellas y lograr alinearlo con los objetivos de la empresa.

Ahora que el rol del líder está más claro podemos enumerar 3 actividades que todo líder debe aplicar día a día para mantener una armonía en el trabajo:

Z
  1. Entender: A los trabajadores, al ambiente económico, social, político, es un enfoque global de la empresa, implica comprender el entorno y en base a esa información tomar decisiones.

z

2. Escuchar: Principalmente a los trabajadores, ¿Cuáles son sus preocupaciones?, ¿Qué se puede hacer para ayudarlos a mejorar y crecer?

3. Organizar: Con la información obtenida de los pasos anteriores, crear una estrategia, organizar a los trabajadores para cumplirla y llegar a un objetivo en común.

La felicidad puede ser subjetiva para cada trabajador, sin embargo, las empresas pueden generar las condiciones necesarias para que los colaboradores puedan alcanzarla, no te quedes de brazos cruzados esperando a que las condiciones en tu empresa sean “adecuadas” para empezar a hacer un cambio, el mejor momento para empezar es ahora.