6 Fortalezas para tener éxito creando empresa

Existen diversos factores que influyen para tener éxito en tu negocio, también hay aspectos de la conducta y del pensamiento que debes analizar para lograr los resultados que esperas.

1. Pasión y valor

Muchas veces puedes sentir miedo, de hecho todo aquello que es desconocido lo produce; el miedo es un mecanismo de defensa natural, pero que combinado con un profundo deseo, creará en ti el valor que necesitas para lograr lo que te propongas.

3. Actitud:

Se trata de dar a tu cerebro las instrucciones adecuadas para ir en busca de aquello que quieres lograr o de aquella persona en la que te quieres convertir. Si tu meta es ser el mejor vendedor, empieza a comportarte como si ya lo fueras, con eso le estás dando a tu mente la señal correcta para enfocarse en cumplirlo. cuando le das a tu mente la dirección correcta, generas la reacción correcta, es una relación causa-efecto y esto es aplicable a todos los aspectos de tu vida: tu conducta, tu imagen… Debes a tratar a tus posibles clientes como si ya lo fueran, debes comportarte como si ya fueras eso que anhelas.

No se trata de tu estado de ánimo, ni de mostrar un falso optimismo, sino que trates de encontrar en las malas experiencias una oportunidad de mejora, es preferible ser pesimista y actuar para generar cambios, a ser optimista y conformarte con malos resultados. Pero indudablemente tener una buena actitud te va a generar buenos resultados.

5. Deseo y enfoque

Tener un deseo es diferente a tener ganas, las ganas es saber lo que quieres, pero para tener el deseo, se necesita un enfoque. Todos tenemos ganas, el deseo en cambio es cuando no existe algo en tu mente en tu vida y en tu corazón que sea más importante para ti que lograr lo que quieres.

Cuando encuentras el deseo debes enfocar tu energía en alcanzar eso que deseas.

Hay que tener clara una visión de lo que quieres y hacia dónde vas, analizar cómo tu trabajo se encamina hacia eso que deseas y cambiar todo aquello que te bloquea el camino para lograrlo, que en muchos casos va ligado con el miedo a fracasar.

2. Fe y creencia

La fe es la capacidad de creer en algo que no puedes demostrar.

Debes creer en ti mismo y en que puedes lograr lo que dices que puedes lograr, aunque en este momento no tengas como demostrarlo; estar dispuesto a buscar soluciones, encontrar la manera de aprender aquello que aún no sabes y que necesitas conocer para poner en marcha tu negocio: investigar, prepararse… ¡Las ganas no alcanzan! no es cuestión de sólo decirlo, sino de dar los pasos necesarios para lograrlo.

De ti depende lograr lo que quieres, si no crees en ti con total confianza, no vas a alcanzar lo que deseas, creer en tu proyecto a pesar de que no sabes como explicar que lo puedes lograr.

4. Persistencia:

Deberás tocar muchas puertas y estar dispuesto a recibir respuestas negativas, lánzate a todo lo que consideres que representa una oportunidad para tu negocio, teniendo presente que algunas veces ganas, otras veces pierdes y otras vas a obtener resultados mejores a los esperados. No se trata de persistir en un error cuando algo no está funcionando, se trata de intentar, analizar resultados, aprender y modificar lo que no funciona; esto te ayudará a aprender la forma correcta de hacerlo.

Cuando Thomas Edison, respondiendo a un periodista que le recordó que había cosechado casi mil intentos fallidos antes de dar con el filamento de tungsteno dijo: “No fracasé, descubrí 999 maneras de cómo no hacer una bombilla.” del mismo modo, cuando tus intentos no dan resultado, estás aprendiendo la manera diferente de hacerlo.

6. Paga el precio / Sacrificio

No significa que no vas a disfrutar de lo que haces, se trata mejor de postergar la gratificación inmediata a cambio de la gratificación que sabemos que vamos a recibir a mediano o largo plazo, muchas veces queremos resultados inmediatos y no damos tiempo a que las cosas sucedan. hacer cosas que pocos hacen para tener lo que pocos tienen, significa tener disciplina, salir de tu zona de confort y ponerte a trabajar en aquello que tanto deseas, cuando lo conviertes en tu pasión no será jamás un sacrificio.