¿Cuándo y cuánto debo invertir en una buena marca?

por | Nov 30, 2019 | Internacional | 0 Comentarios

Contar con una buena marca (nombre y diseño de logo) suele ser importante llegados a cierto punto con nuestro emprendimiento, la pregunta es: ¿En qué momento me conviene invertir en elaborar una buena marca? ¿Qué hace que una marca sea “buena” o “mala”? ¿Cuánto me debería costar? 

Estas preguntas son muy comunes en los emprendedores, por lo que nos decidimos a buscar a profesionales en el sector y que directamente nos ayuden a responderlas.

Por suerte, tenemos la buena referencia de Tentulogo, que además de tener un interesante y recomendable Blog para Emprendedores, brindan servicios de Diseño, consultoría y desarrollo web, estando especializados en Diseño Profesional de Logos

Su CEO José Vicente nos responde a las siguientes preguntas: 

 

¿En qué momento me conviene invertir en elaborar una buena marca?

Antes de responder la pregunta, es interesante saber que las marcas comerciales se empezaron a popularizar en el S. XIX con la Revolución Industrial porque precisamente, comenzaron a surgir una diversidad de productos en masa y para diferenciarse los unos de los otros se hizo necesario la utilización de distintivos. 

Si tú tenías una cerveza de calidad y querías diferenciarla del resto, la marca pasaba a ser fundamental. De este modo tu cerveza ya no era una más, sino que pasaba a ser única y reconocible.

Explico todo esto para entender la verdadera y fundamental razón de contar con una marca y no es otra que la diferenciación.

Si tu emprendimiento es innovador y prácticamente está abriendo nuevos mercados, sin tener competencia directa, entonces la marca no es tan importante. En estos casos tiene mucho más sentido utilizar el dinero para validar la idea lo más rápido y barato posible.

Con un Producto Mínimo Viable (MVP por sus siglas en inglés) y metodologías Ágiles como Lean Startup, se puede probar la idea y el mercado con la menor inversión posible, para ver si tu solución realmente interesa y es rentable.

En estos casos, puedes comenzar con una marca de bajo costo y si todo va bien, ya más adelante invertir en una buena marca. 

Por otro lado, si tu emprendimiento es un negocio local, que abastece con determinado servicio o producto a la gente que vive en cierto radio a la redonda y en esa área no tienes competencia directa (por ejemplo una panadería, una zapatería, un electricista, etc.) por lo general no suele ser determinante el contar con una buena marca. Será mucho más importante la reputación que te ganes en tu zona. 

Un restaurante depende, porque si bien suelen servir primeramente a las personas que viven más cerca, si adquieren cierta fama, se puede lograr que los clientes se desplacen desde distancias más largas solo para llegar al lugar, aunque en estos casos, lo más importante será la calidad de la comida. En un restaurante el 75% del éxito será lo rico que cocines, el resto ya se reparte entre lo bien que esté el local, la calidad del servicio, el diseño de las cartas, la marca…

La identidad visual de un restaurante puede influir en todo caso para atraer a comensales una primera vez, pero lo que hará que regresen y te recomienden (y por lo tanto que el restaurante se mantenga en el tiempo), será tu reputación respecto a la calidad de tu comida. Y de esto hay ejemplos en todas las ciudades, de restaurantes en donde invirtieron mucho en decoración y diseño pero no venden lo suficiente, mientras que otro en donde todo es visualmente más feo y simple, hacen colas para comer determinado plato que se volvió popular. 

Ahora bien, si tu emprendimiento tiene alta competencia o lo quieres posicionar como un producto o servicio de alta calidad, si o si tendrás que invertir en una buena marca. 

Vamos por partes: 

Si tienes alta competencia, es fundamental entrar con mucha fuerza al mercado, ya que tus competidores llevan años ahí y no será sencillo “robarle” sus clientes. Tendrás que apostar fuerte e invertir en posicionarte como la marca disruptiva que viene a cambiar el “statu quo” de tu sector. Y para esa inversión que tendrás que hacer en marketing y publicidad, contar con una buena marca es fundamental, ya que si no, puede que toda esa inversión caiga en saco roto. Más adelante explicamos qué hace que una marca sea “buena” o “mala”. 

Si lo que quieres es ofrecer un producto o servicio de alta calidad, la marca también se vuelve fundamental, ya que además de ayudar a diferenciarte, otro de sus aspectos positivos es aumentar la percepción de valor de lo que ofreces. Una buena marca hará que tu producto o servicio parezca de mayor calidad y por lo tanto lo puedas cobrar más caro.

 

¿Qué hace que una marca sea “buena” o “mala”? 

Si bien esto tiene cierta parte de subjetividad, también es cierto que el diseño pasa a ser muchas veces como una ciencia, por eso hay tanta diferencia entre diseñadores con poca experiencia y los que cuentan ya con 5, 10 o 20 años en el oficio. No solo es diseñar algo “bonito” sino que por encima de todo, se trata de entender qué es lo que estás comunicando con tu marca y hacia qué personas lo diriges.

Por lo tanto, lo primero de todo es analizar a fondo para definir con precisión cuál es tu público objetivo. ¿Qué características tiene tu “cliente ideal”? Este punto es esencial y a más lo definas (con criterio y argumentos) mucho mejor te irá con tu emprendimiento.

Una vez tienes claro a quién debes seducir, se trata de pensar y definir por cuál elemento diferenciador quieres que te elijan. Puede que tu servicio o producto tenga muchas bondades y consideres que es el mejor por mucho motivos. Pero al igual que es muy importante definir con precisión tu público objetivo también es muy conveniente que elijas una sola cosa como el elemento diferenciador principal.

Teniendo claro lo anterior se puede pasar al siguiente nivel y es definir tu “Esencia de marca”, tu ADN. Aquello que vas a transmitir con cada acción de marca y que debe ir alineado con tu elemento diferenciador, siendo todo ello atractivo para tu cliente ideal.

Además, tienes que tener en cuenta que sea diferente a lo que hace tu competencia, porque si todo lo que has pensado y definido es lo que llevan haciendo ellos desde hace años, siento decirte que elegiste mal camino, ya que si te pareces mucho a tu competencia y ellos llevan ya años en el mercado, es posible que lo que te gastes en marketing y publicidad sirva para potenciar aún más a tu competencia en vez de a tu negocio.

Ahora bien, si definiste bien tu cliente ideal y tu elemento diferenciador, tienes una adecuada Esencia de Marca que se refleja en un nombre y diseño de logo memorable, entonces ¡¡enhorabuena!! ¡tienes una excelente marca!

Llegados a este punto espero haberte transmitido que una buena marca no es solo “algo bonito”. Existe un profundo trabajo de análisis, reflexión e introspección, antes de tan siquiera hacer el primer boceto. 

Es por todo ello que la creación de marca es algo tan apasionante y al mismo tiempo tan complejo. 

 

¿Cuánto me debería costar?

La creación de una marca es posiblemente uno de esos servicios en donde mayor disparidad de precios podrás encontrar. 

Como punto de inicio decir dos cosas: 

  1. Nadie regala nada, por lo que si es muy barato, no esperes obtener con ello una buena marca. 
  2. Existe mucho “vende humos” en este sector. Es decir, no por pagar mucho significa que tendrás una buena marca.

En internet podrás encontrar ofertas de diseño de logos incluso gratuitos o por unos pocos euros o dólares. 

Al mismo tiempo, podrás también encontrar estudios de diseño que perfectamente te pueden cobrar 10.000 € / USD o más por crear tu marca.

Si por ejemplo vas a construir una marca que quieres que compita en un mercado de miles de millones de dólares contra grandes empresas ya consolidadas y vas a tener que invertir cientos de miles en marketing y publicidad, obviamente que no vas a gastarte 100 en tu logo. Aquí tiene sentido invertir lo que sea necesario para que los mejores expertos desarrollen toda tu identidad y estrategia (no solo el logo). 

Ahora bien, si eres un(a) emprendedor(a) que está comenzando y vas a empezar poquito a poco, buscando crecer pero también ser rentable, aprendiendo por el camino; entonces tiene sentido invertir en una buena marca pero buscando un presupuesto razonable para tu posición y expectativas. 

¿Qué sería un precio razonable para el diseño de logo? Entre 200 y 700 (euros / dólares) sería un buen promedio, depende también de los detalles del servicio (número de propuestas, cambios, entregables, consultoría, garantías, etc).

Si además quieres naming (creación de nombre) esto suele ser un servicio a parte que su precio variará mucho en base a la experiencia y la parte legal (un nombre ha de pasar por muchos filtros y análisis para ver si es viable su registro como marca).

Aquí ya te hemos recomendado a Tentulogo. Si nos han colaborado en este artículo es porque tenemos muy buenas referencias de ellos y sus precios son bastante razonables. No son los más baratos pero si los valoramos en base a su trabajo, dedicación y calidad, te aseguramos que será difícil encontrar una opción más económica, ya que su filosofía de trabajo y propósito es ser de verdadero apoyo a los emprendedores, ayudándote no solo en diseño sino en consultoría y muchos consejos para que tu negocio prospere. Además si les dices que vas de nuestra parte (Alegra), seguro que te harán un buen descuento. 

 

Ventajas fundamentales de tener una buena marca: 

  1. Si te diferencias y destacas positivamente, la primera y más obvia ventaja es que venderás más. Piensa que si una buena marca te hace vender un 25% o un 50% más al año, eso puede suponer la diferencia entre quebrar o prosperar. Claro que una marca por si sola no te hace vender más, tendrás que invertir también en marketing y publicidad, pero lo que sí está claro, es que el marketing y la publicidad será mucho más eficiente y rentable si se hace con una buena marca.
  2. Otro punto clave es que una buena marca hace que aumente tu percepción de valor y por lo tanto que podrás cobrar un poco más por tus productos o servicios. Muchas veces los emprendedores con poca experiencia cometen el error de competir por precio, reduciendo sus márgenes y por lo tanto, cortando de raiz su posibilidad de crecimiento. Si compites por precio, siempre habrá otro más grande o más desesperado que baje aún más los precios, por lo que tarde o temprano ese camino te llevará al precipicio. Por el contrario, si tus precios son los adecuados y tus ventas se basan en ofrecer calidad o en innovación o en un servicio impecable, todo ello acompañado de una marca que se diferencie bajo una estrategia emocional (en contraposición a una racional) entonces estarás en disposición de tener buenos márgenes y por lo tanto, de obtener muchas más ganancias.
  3. Una buena marca te permitirá crecer más rápido. Por todo lo anterior comentado y teniendo en cuenta que una empresa puede apuntar en dos direcciones (ser rentable o crecer), si vendes más y tus márgenes son mayores, está claro que podrás tener un mayor margen de beneficio que podrás reinvertir en marketing y publicidad y por lo tanto, acelerar tu crecimiento. Hacer las cosas bien te permitirá llegar mucho antes a tu objetivo, de ahí la importancia de apalancarse en la experiencia y conocimiento de los más expertos. 

 

Consejos finales y conclusiones

Como hemos explicado, si bien no siempre una marca es fundamental para el éxito de un negocio, en los casos en los que sí es importante, pasa a ser un factor que influirá directamente en las ventas y en la percepción de valor. 

Queda en tus manos analizar tu situación y determinar si es prioritario invertir en construir una buena marca.

Sea como fuere, lo que si o si siempre recomendamos a todos los emprendedores es que aprendas mucho de marketing, de negocios en general, de finanzas, de gestión de equipos, de psicología y mentalidad, ¡de todo! Emprender es un apasionante camino de constante aprendizaje en donde lo importante es no rendirse hasta lograr el éxito, con enfoque y una fuerte determinación.  ¡Ve a por todas!