Buscar

Viaje en el tiempo: la evolución de la facturación electrónica

nueva versión factura electrónica

Estamos llegando a la mitad de marzo y eso significa que cada vez está más cerca la fecha límite para poder usar la versión 3.3 de la factura electrónica.

Pero, ¿cómo que existen “versiones” de las facturas? Y si se cambia la versión, ¿qué implicaciones existen? Aquí te lo contamos todo, fácil y rápido. Es más, te invitamos (todo pagado) a un viaje en el tiempo, para comprender un poco mejor el tema de la facturación electrónica. 

Antes de irnos, es necesario que tomes en cuenta que las facturas electrónicas van “evolucionando” y, poco a poco, conforme va pasando el tiempo, va cambiando la forma en que debemos emitirlas.

Estos cambios se deben a muchos factores, pero principalmente son para poder reportar nuestros ingresos a la autoridad fiscal con el mayor grado de precisión posible, incluyendo todos los datos que necesita conocer, para asegurarse de que no estemos omitiendo informar la totalidad de los montos que hayamos percibido. 

Ahora sí, para poder explicar esto mejor, vamos a platicar rápidamente sobre la versión 3.3, que pronto (en unos días, de hecho) será totalmente desplazada por la nueva versión 4.0. Para esto hay que retroceder en el tiempo y pretender que estamos en el año 2018. ¿Listos para viajar al pasado?

Estamos entrando juntos a la máquina del tiempo

Logramos retroceder y llegamos al 01 de enero de 2018. Hay una noticia circulando, que señala que a partir de esa fecha entra en vigor la nueva versión de la factura electrónica. Esta versión es la famosa “3.3”. Te pones a investigar, te asesoras y caes en cuenta de que, a  partir de ese momento, deberás hacer mayores esfuerzos de los que hacías anteriormente para poder facturar. En los portales de facturación se exige incluir rubros adicionales y señalar cosas raras como “claves de producto o servicio” y “unidades de medida”.   

Al principio, cuando intentas facturar, solo piensas “qué tedioso es esto”, pero conforme van pasando los días, las semanas y los meses te das cuenta de que no existe mayor problema con llenar los nuevos campos. Sin percatarte, ya estás familiarizado con esta nueva versión y emites tus facturas con facilidad. 

Avanza el tiempo y llegamos al año 2021. Concretamente al mes de septiembre… Estás preparándote para las fiestas patrias cuando se anuncia que, a partir del próximo año, existirán modificaciones en la factura electrónica, que va a evolucionar otra vez y que tendremos una nueva versión, la “4.0”. Te viene un flashback de lo que pasó años atrás y te preguntas qué tendrás que aprender ahora para cumplir correctamente con tu obligación de facturar.

Llegamos al año 2022 (ya nos vamos acercando al presente) y piensas que es inminente empezar a facturar utilizando la nueva versión, pero sucede algo extraño… El SAT sale a decir que, a pesar de que la nueva versión ya está en vigor, su uso no será obligatorio aún. Te confundes porque eso quiere decir que existen dos versiones de factura electrónica vigentes y piensas: “¿y ahora, cuál tengo que usar?” .

Para evitar confusiones, la autoridad fiscal aclara que podremos utilizar cualquiera de las dos versiones y a estos meses en donde ambas están en vigor le denominan “plazo de convivencia”. Este plazo de convivencia se extiende durante todo 2022, lo cual te parece cómodo, porque estás acostumbrado a facturar en la versión 3.3 y, por ahora, no te agobia pensar en la nueva versión. 

Antes del cierre del año 2022 empiezas a explorar la versión 4.0 de la factura electrónica, porque sabes que el plazo de convivencia no es eterno y que muy  pronto, como pasó con la 3.3 en su momento, ésta nueva versión será la única disponible. Al cabo de unos días, por fin nos dan fecha: “tendrán hasta el 31 de marzo de 2023 para emitir facturas en la versión 3.3, después de ese día la única versión válida y vigente será la 4.0”. 

Es hora de bajar de la máquina del tiempo y regresar a la actualidad

Estamos de vuelta a este mes de marzo de 2023 y empieza la cuenta regresiva para aplicar la única versión que estará vigente a partir del 01 de abril… La 4.0. Si aún no la has utilizado, probablemente te estarás preguntando qué cambios existen con respecto a la versión 3.3, ¿verdad?

Para que en el futuro no recuerdes este momento de adaptación a la nueva versión como estresante o agobiante, te vamos a dejar los principales cambios y lo que deberás tomar en consideración al momento de facturar en la versión 4.0. 

Con esta versión es obligatorio que señales el nombre completo (o razón social tratándose de personas morales) y el código postal del receptor de la factura, así como su régimen fiscal. En este punto es recomendable contar con la Constancia de Situación Fiscal del receptor, ya que deben capturarse los datos tal y como se reflejan en este documento. 

En la versión 4.0 de la factura electrónica también hay campos nuevos, especiales para temas de exportación de mercancías, impuestos indirectos y operaciones con el público en general. 

No perdamos de vista el hecho de que, con la actualización general de la factura electrónica, se actualizan también los documentos que siguen la suerte de las facturas, como pueden ser las constancias de retenciones y los complementos de pago, mismos que también te pedirán información adicional relacionada con los ingresos y retenciones que hayas realizado durante el periodo correspondiente. 

Los invitamos a que no dejen pasar más tiempo y si aún no han explorado la nueva versión 4.0 de la factura electrónica, lo hagan desde ya, porque nos quedan muy pocos días de periodo de convivencia y cuando menos nos demos cuenta la única versión vigente será la 4.0.

Esperamos que este viaje en el tiempo les haya ayudado a comprender un poco mejor sobre el motivo por el cual las versiones de la factura electrónica van evolucionando, y que con ello se logre tener una cultura fiscal más afianzada, que permita adaptarnos al cambio con mayor facilidad. Esto considerando que las disposiciones fiscales cambian cada año y hay que estar siempre preparados para estar al 100 con la autoridad fiscal. 

Silvia A. Lozano Garza

Silvia A. Lozano Garza

Licenciada en Derecho, con especialización en materia fiscal y de impuestos, co-fundadora de TAXFI - Tax & Financial Intelligence.
Silvia A. Lozano Garza

Silvia A. Lozano Garza

Licenciada en Derecho, con especialización en materia fiscal y de impuestos, co-fundadora de TAXFI - Tax & Financial Intelligence.
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

13, Mar 2023 6 min de lectura

Compartir en

Buscar